8 pasos para estar más delgada tras el parto

Cómo estar más delgada después del parto

Ahora que llega el buen tiempo, debemos afrontarlo en plena forma y cargadas de energía y buen humor. Si necesitas eliminar algunos kilos que te sobran, aquí os digo algún truquito sin tener que renunciar a todo.

 
1 Varia la dieta y reduce las cantidades. A menudo, quien quiere adelgazar  suele actuar de forma drástica, eliminando grupos enteros de alimentos de su dieta. Esta decisión es errónea ya que una dieta variada y completa es fundamental para la salud, y debe estar garantizada, aunque el objetivo sea perder peso. El problema está en la cantidad, hay que aprender a dar preferencia a los alimentos que sacian  y que proporcionan pocas calorías y limitar aquellos que la energía está más concentrada.

 
2 Consume verdura en abundancia.  A la hora de reequilibrar la dieta, la verdura merece una atención especial, rica en sales y vitaminas, no contiene grasas y aporta mucha agua y fibra, dos sustancias que no proporcionan calorías y que dan sensación de saciedad. Cualquier dieta adelgazante debe prever un consumo abundante de verdura.

 
3 Come fruta a voluntad. La futa también debe tener un lugar fijo en la mesa: hidrata, sacia, es sabrosa y tiene poquísimas calorías. Además no debes preocuparte por su contenido en azúcar, incluso la fruta más dulce incide poco en el total de calorías. Y no es cierto que no se pueda comer al final de la comida, se trata de una leyenda urbana desmentida completamente por numerosos estudios científicos.

 
4 Saborea cada bocado: también esto, aunque pueda parecer extraño, ayuda a adelgazar. Comer lentamente ayuda al organismo a disponer de todo lo que necesita para percibir en el momento adecuado, y estimula la saciedad.

 
5 Come a horarios fijos. Desayuno, comida, merienda y cena: para adelgazar debes seguir este esquema de comidas, realizándolas siempre a horarios regulares. Se trata de un factor importante para normalizar los ritmos de una hormona llamada insulina, que tiene un papel muy importante en la tendencia a engordar.

 
6 Bebe, bebe y bebe. El agua no proporciona calorías y su consumo abundante durante el día facilita el recambio hídrico y la eliminación de las toxinas del organismo. También puedes optar de forma ocasional por las bebidas light, que proporcionan pocas calorías.

 
7 No exageres con las grasas: un gramo de azúcar proporciona unas cuatro calorías, mientras que las grasas suman más del doble. Por lo tanto hay que limitar las grasas para bajar el aporte calórico de las comidas. Sin embargo hay que prestar atención a no eliminarlas completamente de la dieta, ya que una cantidad de grasas adecuada es indispensable para nuestro organismo porque estas sustancias trasportan algunas vitaminas importantes y forman parte de muchas hormonas y tejidos corporales.

 
8 Es mejor comer sentado. Muy importante es obligarse a comer sentado porque si se come mientras se realiza otra actividad, como ver la tele, leer o caminar, además de no disfrutar de lo que estamos comiendo, se tiende a comer más, ya que se hace mecánicamente. Por lo tanto hay que saborear el momento, no comer rápido y masticar bien. De este modo, también nos saciaremos antes con menos alimento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *