Acidez en el embarazo

Acidez en el embarazo

Los ardores son típicos en el tercer trimestre de embarazo, aunque algunas futuras mamis los padecen desde el primer mes, y no se van hasta que se finalice este.

 
Lo padecen casi el cincuenta por ciento de las gestantes. Son ardores típicos que producen una sensación de acidezy quemazón en el pecho o en la garganta debido a un reflujo de de los ácidos que vienen desde el estomago hasta el esófago.

 
Debido a la progesterona, la hormona que está presente en el embarazo, se mejora la elasticidad de los músculos y esto puede inducir la relajación del esófago por tanto así suben los ácidos causando irritación o también inflamación en la zona.

 
Para intentar que esto no nos ocurra, podemos intentar seguir estos consejos:

 
El primero es ingerir pequeñas porciones de comida, y muchas al día. Hay que intentar que el estomago no esté muy lleno y para eso lo mejor es comer a menudo pequeñas porciones, así que evita siempre las comidas copiosas.

 
Lo segundo que proponemos es, por supuesto, comer los alimentos adecuados. Evitar los que sean grasos, fritos, la bollería y los embutidos. También el café y el picante facilitan la aparición de los incómodos ardores. Otros alimentos que afectan a la acidez son los ácidos, la cebolla y el ajo crudo. Es mejor sustituirlos por arroz, pasta, y que las carnes y pescados sean a la plancha, asados o al vapor.

 
El tercero es masticar bien toda la comida. Debemos tener en cuenta que la alimentación comienza con una masticación adecuada, y si encima sufrimos ardores, es aun más importante. Si masticamos en las comidas más despacio,  favoreceremos a una digestión más ligera.

 
El cuarto consejo es no acostarse nada mas comer. Mejor si retrasamos la siesta un poco ya que es mejor no tumbarse después de la comida hasta haber hecho la digestión, o sea en unas dos o tres horas. Esto mismo ocurre tras la cena, por eso es conveniente cenar más temprano de lo habitual. Si esto nos resulta complicado, podemos usar algún truco, al igual que en las siestas, como por ejemplo dormir con varias almohadas para adoptar una posición semi sentada en la cama y así no sufrir reflujos durante el sueño de la noche (o siesta). Tampoco se aconseja la práctica del deporte hasta haber terminado la digestión ni tampoco realizar movimientos bruscos.

 
El quinto consejo es tomar infusiones, así, si aumentamos la ingesta de líquidos entre las comidas a base de estas, agua, caldos y zumos de fruta sin azúcar añadido, nos ayudara a evitar la acidez.

 

Eso sí, debemos procurar que no sean ni demasiado calienten ni muy fríos. Debemos evitar las bebidas carbonatadas y por supuesto las alcohólicas.

 
Existen varios fármacos que pueden ayudar con los ardores, si estos persistieran y fueran demasiado molestos, pero para ello debemos consultar siempre a un médico, ya que todos los medicamentos no son aptos durante la gestación.

 
Algunas embarazadas toman leche cada vez que sienten acidez para combatirla y les funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *