Crisis de crecimiento

Crisis de crecimiento

Por si la lactancia materna no fuera lo suficientemente complicada por sí sola, que si subida de leche, que si el calostro, que si las grietas, que si a ver si se engancha bien el niño, las mastitis…, pues también hay que añadir las crisis de crecimiento.

 
¿Y que es una crisis de crecimiento?  Pues explico un poco:

 
Durante la lactancia se suelen dar situaciones en las que se produce un desajuste entre la oferta de la leche y la demanda. El pecho se acostumbra a producir lo que ellos suelen tomar, pero, de repente nuestro bebe necesita mayor cantidad de leche.

 
El niño pasará unos días muy raro y se mostrara inquieto, llorara mas, dormirá peor, se agarrara al pecho y lo estirara y soltara, volverá a llorar, arquean la espalda, se dormirá y se volverá a despertar… bueno un poco caos, a todo esto, las madres solemos estar confusas y pensar que el niño tiene hambre y nosotras no tenemos leche.

 
Bueno este proceso, lo hacen para estimular el pecho y que la producción suba hasta abastecer sus necesidades.

 
No debemos pensar que no tenemos leche o que se queda con hambre y añadir a su dieta biberones de refuerzo, porque lo que realmente quieren y saben conseguir es que nuestra cantidad de leche aumente y es así como se consigue.

 
En cada crisis de crecimiento el bebe reclamara a la madre más a menudo, incluso a cada hora, y también por la noche, y esta, interpretara que tiene hambre y al no tener el pecho tan lleno puede dar lugar a la confusión de que no se tiene leche.

 
Lo que realmente ocurre es que el bebe está creciendo y esto hace que su apetito aumente. Por eso se llama brotes o crisis de crecimiento.

 
La madre no tiene los pechos tan llenos porque más o menos produce lo que el bebe consume, por eso no gotea ya que no le sobra, ni se aprecia la subida de la leche como los primeros días o semanas. Además el niño es un experto ya en el arte de la succión y vacía los pechos con mayor facilidad y tarda menos tiempo en cada toma, por lo tanto son más rápidas.

 
Así que si el bebe llora y pide pecho pues hay que ponerlo para que aumente la producción, y no darle un biberón porque esto empeoraría las cosas.

 
Lo ideal es lactancia a demanda.

 
Aunque hay que tener en cuenta que cada bebe es distinto, las crisis de crecimiento suelen ocurrir los primeros días, y más tarde en los periodos comprendidos entre las siguientes fechas: entre siete y diez días, dos o tres semanas, cuatro a seis semanas, a los tres meses, a los cuatro meses, a los seis meses y a los nueve meses más o menos.

 
Las más fáciles de observar se dan hasta los tres meses, más que nada porque a partir de los cuatro algunos bebes empiezan con alimento o cereales y no a lactancia exclusiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *