Ejercicio en el embarazo

Ejercicio en el embarazo

El mejor remedio para llevar un embarazo saludable, escuche bien, es haciendo ejercicios. Cuanto más activa y en forma este durante el embarazo, más fácil será adaptarse a los cambios de su cuerpo, especialmente en lo referente al aumento de peso, pero también experimentará cambios psicológicos. El ejercicio durante el embarazo le ayudará a lidiar con el trabajo y ponerse en forma después del parto.

Realice actividad física con regularidad (deporte, caminar, yoga, baile etc) por el tiempo que usted se sienta cómoda. El ejercicio no es peligroso para el bebé, hay algunas pruebas que hablan que las mujeres activas tienen menos probabilidades de tener problemas más adelante en el embarazo y/o el parto. Ahora bien, antes de comenzar un programa de ejercicios, asegúrese de que tenga la aprobación de su médico. Aunque el ejercicio es bueno en general para la madre y el bebé, su médico podría aconsejarle no hacer ejercicio si tiene:
– algunas formas de enfermedades cardíacas y pulmonares
– hipertensión relacionada con el embarazo
– problemas cervicales
– sangrado vaginal
Como regla general, usted debe ser capaz de mantener una conversación mientras hace ejercicio durante el embarazo. Si se queda sin aliento mientras habla baje la intensidad. Si inicia un programa de ejercicio aeróbico como correr, natación, tomar clases de ciclismo, caminar o hacer ejercicios aeróbicos, dígale a su instructor que está embarazada y comience con no más de 15 minutos de ejercicio continuo, tres veces a la semana. Poco a poco aumentara esta cifra a un mínimo de cuatro sesiones de 30 minutos a la semana.
Recuerde que los ejercicios no tienen que ser arduamente realizados para ser beneficiosos. Siempre caliente antes de hacer ejercicio y refrescarse después, trate de mantenerse activa en una base diaria, media hora caminando cada día puede ser suficiente.
Evite realizar ejercicios a altas temperaturas y siempre beba mucha agua y otros líquidos antes, durante y después del ejercicio
La natación es un buen ejercicio ya que el agua le ayudara a apoyarse tras el aumento de peso. Algunas piscinas locales proporcionan clases para mujeres embarazadas con instructores cualificados.

Ejercicios que debe evitar en el embarazo

No se acueste sobre su espalda, especialmente después de la semana 16, porque el peso de su vientre ejerce presión sobre el vaso sanguíneo principal que lleva la sangre de vuelta al corazón y esto puede hacer que se maree.
No participe en deportes de contacto donde hay un riesgo de ser golpeada, como el kickboxing , judo y squash.
No realice equitación, esquí alpino, gimnasia o andar en bicicleta, ya que hay un riesgo de caída.
No vaya de buceo, ya que el bebé no tiene ninguna protección contra la enfermedad de descompresión y embolismo gaseoso (burbujas de aire en el torrente sanguíneo).
No haga ejercicios en alturas superiores a 2500 m sobre el nivel del mar  ya que a esas alturas el oxígeno es menor.

Consideraciones de los ejercicios durante el embarazo

Durante el embarazo, el ejercicio puede ayudarle a mantenerse en forma y prepararse para el parto. El hacer ejercicios puede ayudarle en prevenir o aliviar el dolor y otras molestias, aumentar su estado de ánimo y los niveles de energía, ayudarle a dormir mejor, evitar el exceso de peso, aumentar la resistencia y la fuerza muscular. Hacer ejercicio durante el embarazo también puede reducir el riesgo de diabetes gestacional y la hipertensión relacionada con el embarazo, así como a disminuir los síntomas de la depresión posparto.
Si usted no ha hecho ejercicio durante un tiempo comience con cinco minutos de actividad física al día. Aumente en un máximo de 10 minutos, 15 minutos, y así sucesivamente, hasta llegar a por lo menos 30 minutos al día.
Escuche a su cuerpo, así como es importante hacer los ejercicios correctamente, también es importante estar atento a las señales de peligro, si tiene mareo, dolor de cabeza, aumento en la falta de aliento, dolor de pecho, latidos del corazón irregulares o rápidos, contracciones uterinas que se manifiestan después de un descanso, sangrado vaginal, fuga de fluido vaginal, movimiento fetal disminuido etc. avise a su médico.
Los ejercicios son una opción saludable, un ejercicio regular puede ayudar a lidiar con los cambios físicos del embarazo y construir la resistencia al día del parto. Si ha tenido una experiencia en ejercicios durante el embarazo que no hayamos tocado en este articulo, nos gustaría saber de su experiencia en nuestra sección de comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *