Estrías en el embarazo, lucha contra ellas

Estrías en el embarazo, lucha contra ellas

ESTRÍAS EN EL EMBARAZO:LUCHA CONTRA ELLAS Y GANA LA BATALLA.
Es increíble lo que nuestro cuerpo cambia durante los nueve meses del embarazo. Como todo nuestro cuerpo va evolucionando a medida que nuestro bebé va creciendo. Nuestra piel puede llegar a estirarse hasta casi diez veces su tamaño. Por eso es necesario que desde el primer minuto, comencemos a cuidar nuestra piel frente a las estrías.

¿Qué son las estrías?
Las estrías, para que lo entendamos todos, son cicatrices que surgen cuando nuestra piel se rompe. Esto sucede tras cambios bruscos en nuestra piel, no solo durante el embarazo, también pueden aparecer en la adolescencia o por cambios bruscos de peso o simplemente por cuestión genética.
Durante el embarazo, es durante el segundo y tercer trimestre, donde debemos prestar especial atención a nuestra piel, porque es cuando más se “castiga”. No solo la piel de nuestra tripita, no debemos descuidar caderas, escote y senos se pueden ver afectados por la estrías.
¿Cómo combatir las estrías?

La hidratación es uno de los factores claves, tanto por dentro como por fuera. Bebe líquidos durante todo el día, nada de alcohol (esto es obvio), evita la cafeína y las burbujas en la medida de lo posible. El agua es tu mejor aliado, sé que es un “rollo”, si te cansas de agua, bebe zumos o infusiones.
Para ser sincera, yo durante mi embarazo, no pude renunciar a la coca-cola, pero la tomaba light, sin cafeína y la batía un poco.
Una buena alimentación también nos ayudara a que nuestra piel esté más preparada frente a las estrías. Haz del kiwi tu aliado (además te ayudará a combatir el estreñimiento, frecuente entre las embarazadas), pescado y verduras. Sé que a veces puede costar si no eres muy fan del pescado o las verduras, pero investiga por internet y seguro que darás con recetas que te lo harán mucho más llevadero.
Controla tu peso durante el embarazo, el hecho de estar embarazada no quiere decir que tengas que comer por dos. Si a ti, como fue en mi caso, la comida se ha convertido en tu tema favorito, intenta buscar alternativas ricas y sanas. Disfruta de la fruta de la temporada, huye de la bollería industrial y no comas a deshoras. Procura subir de peso poco a poco, las subidas bruscas provocarán más estrías.
La hidratación externa a la que hacíamos referencia en el primer punto, fue la que no me salté en ningún momento y no faltaba en mi ritual diario. Llegados a este punto, os contaré mi experiencia personal. Lo importante es que toméis una opción, la que a vosotras más os guste y con la que creáis que vais a ser contacto durante los nueve meses de embarazo y los meses posteriores. Porque el riesgo de las estrías no para una vez que hemos dado a luz, hemos de ser previsoras.
Después de probar varios productos, me decidí por una hidratante de Nivea con Jojoba a la que añadía un buen chorro de aceite de rosa de mosqueta (lo podéis encontrar en herbolario). Lo extendía bien sobre la zona del escote, pecho, abdomen y muslos.  La rosa de mosqueta tiene un poder regenerante sobre la piel muy bueno, es más, en la primera fase de la estría (de color rosita) puede ser un gran aliado.
No me gustó la Nivea de tarro azul de toda la vida, porque me resultó muy engorrosa a  la hora de extender, pero como hidratante, sin duda es muy buena.
También estuve a punto de probar alguna crema específica  contra las estrías, que tuviera como ingrediente rosa de mosqueta, pero comprobando el porcentaje que contenía de este aceite, finalmente me decidí por la primera opción, ya que no me convencía el invertir ese dinero en ese tipo de productos.

El resultado, a mí al final me salió estrías en la parte baja del abdomen y bajo el pecho. Las del pecho me salieron después de haber dado a luz, por eso os recalco de nuevo la importancia de seguir los consejos sobre cómo prevenirlas después del embarazo. La verdad es que prácticamente no se aprecian y para la gran tripota que tuve, no creo que deba quejarme mucho. Y esto es otra realidad de las estrías, que se notarán menos después de dar a luz, así que no te asustes, porque en seis meses verás que se han disimulado bastante, aunque al tacto sí que la estría se notará. Si pasado un tiempo (doce meses más o menos) el aspecto de tus estrías te quita el sueño, consulta con tu dermatólogo, seguro que te dará alguna alternativa como el láser por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *