Fumar durante el embarazo

Fumar durante el embarazo

Un treinta por ciento de las mujeres que ya fumaban, durante sus embarazos lo siguen haciendo durante las primeras semanas.  Existen contradicciones de fumar durante la gestación, hay que intentar dejarlo, si hace falta, con ayuda.

 
Fumar a lo largo del embarazo  expone al bebe, a sustancias muy dañinas como la nicotina, y las fumadoras encienden una media de trece cigarros al día, lo que supone una media de 3.640 cigarrillos en toda la gestación.  Y con cada uno de ellos estas inhalando más de 4700 sustancias nocivas.

 
Cuando dejas de fumar, el bebe nota de inmediato que lo has dejado ya que recibe la cantidad apropiada de oxigeno y alimento y su desarrollo no se ve obstaculizado por la nicotina y otros químicos.

 
Los bebes de madres embarazadas fumadoras pesan al nacer menos como promedio, y esto es muy importante ya que nacer con poco peso es uno de los principales factores asociados con enfermedades, posibles discapacidades  e incluso la muerte del recién nacido.

 
El consumo de tabaco, entre otros muchos efectos, disminuye la probabilidad de quedar embarazada en mujeres no gestantes y aumenta el riesgo de sufrir algunas complicaciones durante el embarazo como la placenta previa, desprendimiento de placenta, hemorragia, aborto, etc.… Es evidente que el consumo de tabaco es malo para cualquier mujer aunque no esté embarazada, pero al estarlo las cosas van a mas, y además también al bebe.

 
También se ha visto que al fumar en edad fértil puede aumentar el riesgo de tener un embarazo ectópico.  Y no solo afecta el fumar, sino también el respirar el humo de otro fumador.

 
Dejar de fumar protege a tu hijo de un parto prematuro. Uno de cada siete hijos de madre fumadora llega al mundo antes de tiempo, y el quince por ciento de los partos prematuros se deben al consumo de tabaco durante el embarazo. También disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante.

 
En cuanto a malformaciones genéticas, estudios recientes han demostrado que fumar durante el embarazo incremente el riesgo de labio leporino y paladar hendido en el bebe, cuando la madre tiene una predisposición genética para trasmitirlo.

 
Hay estudios en los centros para el control y prevención de enfermedades de Estados Unidos, que dicen que los bebes cuyas madres fumaron durante el primer trimestre del embarazo tiene más posibilidades de sufrir defectos cardiacos congénitos.  El estudio concluyó que los bebés de madres que habían fumado durante el embarazo tienen entre un 20% y un 70% más de posibilidades de nacer con defectos congénitos consistentes en la apertura de las cámaras superiores del corazón y la obstrucción del flujo sanguíneo que va del ventrículo derecho a los pulmones.

 
Sobre los fumadores pasivos, se calcula que la exposición a la que se ven sometidos los niños cuyos padres fuman en su presencia es equivalente al consumo de cuatro a diez cigarrillos al día. Pero este dato se agrava ya que los niños son más vulnerables a los efectos del humo, y pudiendo tener a la larga, peores consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *