La alimentación durante la lactancia

La alimentación durante la lactancia

Una vez finalizado el embarazo, en que el cual hemos tenido la mayoría de nosotras restricciones de alimentos, como algunos embutidos, sushi, y el cuidado excesivo de verduras y frutas por la toxoplasmosis, llegamos por fin, a los meses en los que podemos comer de todo otra vez, saciarnos de jamón, y dejar a un lado la dieta, para que nuestra leche sea buena.
Pero debemos tener en cuenta que hay algunos alimentos que pueden alterar el sabor de la leche, e incluso se ha llegado a decir que no se debiera consumir, pero muchos médicos, y yo por mi experiencia personal, aclaro que si se ha consumido estos alimentos  durante el embarazo, el bebe ya se ha acostumbrado a los sabores, y así también de niño comerá mas variedad de comidas.
Yo he comido todas o casi todas las cosas que dicen que cambian el sabor de la leche y jamás tuve un problema, claro que también los comí durante la gestación.
Algunos alimentos son:
El ajo, la cebolla y el puerro, por la presencia de sulfuro amílico. La col, por los isotiocinatos, de la familia del azufre. La alcachofa, por el aceite esencial de cinarina. El pimiento, por la acción del aceite de capsicina. Los espárragos, por la presencia del aceite esencial de asparagina. El apio, por la acción del aceite esencial de limonero. Las especies picantes y los condimentos fuertes.
Estos alimentos, si ya los has consumido, como ya he dicho antes, traspasan al bebe a través del liquido amniótico y también desarrollan las enzimas necesarias para digerirlos a lo largo de su vida fetal.
Alimentos que producen gases  a tu hijo: ningún alimento que tome la mama puede causar flatulencias al bebe, es una creencia falsa. Ciertos alimentos producen gases en el intestino durante la digestión, pero ese gas no puede pasar a la leche, porque para hacerlo, tendría que pasar por la sangre.
Alergias: si el niño es alérgico a algún alimento, el pediatra te recomendara que dejes de comerlo durante lalactancia.
No existen comidas que ayuden a producir más leche, y si un bebe engorda más que otro, no es porque su madre tenga más leche, sino porque le niño es mas tragón. El típico bulo o leyenda urbana de tomar leche o comer avellanas es falso.
Puedes tomar toda el agua que quieras, de hecho lo más seguro es que tengas mas sed de lo habitual, sobre todo durante las tomas, pues la hormona oxitócina, produce sed. No es necesario forzarse a beber agua, ya que es automático y beberás lo que tu cuerpo necesite.
Dicho todo esto, cada madre conoce a su bebe y lo ve y observa veinticuatro horas al día, o sea, que si después de tomar algún alimento, sea el que sea, de esta lista o de ninguna lista, notas que está más nervioso al pecho y no quiere mamar, o si le sienta mal porque lo compruebas unas cuantas veces siempre con esa comida, puedes dejar de tomarla y ya está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *