La episiotomía

La episiotomía

La episiotomía es un corte que se realiza a la mujer en la zona del periné en el momento del parto. Se hace para ensanchar la zona y que salga bien la cabeza del bebe, y no se sufra un desgarro descontrolado.
Más concretamente consiste en el corte del tejido muscular y tendinoso situado entre la vagina y el ano. Cuando se hace el corte, que puede ser con tijera o bisturí, no duele, ya que si no se está con la epidural, se suele poner anestesia en la zona con una aguja fina en la zona. La episiotomía puede ser de dos maneras, según la incisión y en función de la anatomía femenina.
Puede ser lateral: este corte es el más común y consiste en hacer el corte empezando por el punto de fusión de los labios menores, en la parte baja de la vagina y se realiza de forma lateral hacia la nalga derecha. Es la que requiere más esfuerzo ya que  la incisión afecta a estructuras musculares.
La otra forma de corte de la episiotomía se llama “mediana” y consiste en realizar el corte  desde la conexión vulvar posterior directamente hacia el año. Este tipo de corte respeta más la anatomía de la mujer, porque solo afecta la estructura tendinosa. Sin embargo puede provocar trastornos relacionados con la sujeción del esfínter anal. Por no hablar de que puede que sea más doloroso y más temido por las mujeres a la hora de ir al baño, posteriormente.
Ambas episiotomías, generalmente, se suturan con puntos internos y reabsorbibles.

 

¿Cuándo se necesita la episiotomía?

Si la cabeza de tu bebe es muy grande.
Cuando el bebe está teniendo sufrimiento fetal por  un lento progreso en el parto.
Si estas empezando a desgarrarte sola en el alumbramiento.
Si llegado el momento, se necesita utilizar instrumentos como los fórceps o ventosa para ayudar al bebe a nacer.
Si la posición de tu bebe requiere una mayor apertura (por ejemplo con un brazo subido).
Cuando el médico se ve forzado a sacar el bebe de emergencia.
Su tus manera de pujar no es suficientemente fuerte y necesitas más ayuda.
Para prevenir un desgarro si eres demasiado estrecha.

 

 

En la mayoría de los casos, no sabrás si necesitas una episiotomía hasta que estás ya en el nacimiento de tu bebé, a la hora de pujar o cuando tu bebé ha coronado (la parte superior de su cabeza es visible por la apertura vaginal). Pero existen algunas recomendaciones para intentar evitar este proceso, ya que la recuperación es difícil y dolorosa:
Masajes perineales con rosa de mosqueta. El médico o matrona puede hacértelo durante el parto pero tú también puedes hacértelo desde la semana 35 de embarazo con este producto.
Las posiciones en la hora del parto. Las posiciones más verticales como sentada, cuclillas o de rodilla, ayudan a prevenir la episiotomía porque la presión sobre el perineo se distribuye mas parejo.
Ejercicios kegel. Son contracciones musculares que permiten tener mayor control sobre tus acciones en el momento del parto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *