La lactancia materna

La lactancia materna

La lactancia materna es la mejor opción que existe para alimentar a nuestro bebe desde que nace y en exclusiva hasta los seis meses. Si decidimos hacerlo así y podemos, debemos saber que el bebe, no solo querrá la teta solo para comer.

 
Y es que en el mismo momento del parto, en el paritorio la mayoría de las veces, ya nos enganchan al recién nacido al pecho. Y ellos solitos, se cogen como si lo hubieran hecho hace siglos oye. En su llegada a este mundo tan frio y luminoso, se sienten desamparados y solos, y lo primero que se les ofrece como “hospitalidad” es el pecho. Además de su fuente de alimento se convierte en su calor, en sus mimos con mama, en su forma de apego, en su consuelo y como no, en su chupete.

 
Si si, al final acabamos siendo el chupete humano del bebe, y más aun cuando estos no quieren por nada del mundo un chupete normal y de verdad.  Los bebes necesitan succionar, y no solo para comer, es un reflejo que ellos tienen, y cuando les damos el chupete se calman, e incluso se duermen, convirtiéndolo en un objeto indispensable para el habito de dormir. Pero cuando no lo quieren, hacen lo mismo pero con la teta-chupete.

 
Además de que ahora recomiendan la lactancia materna a demanda, y esto significa que cada vez que el niño llore, hala, teta en la boca, y a veces dan dos chupadas y a la media hora otra vez, y así constantemente todo un día, y dos… y bueno, las mamas que lo sigan lo sabrán mejor que yo. Y digo mejor que yo porque yo no estoy a favor de esta técnica. Cuando se da a demanda al final nos toman por teta-chupete pero de manera exagerada. Y ni comen ni dejan de comer. Yo creo que hay que estipular un tiempo como mínimo y sin dejar morir al niño de hambre como es lógico, intentar distraerlo para hacer una hora al menos, al ser recién nacidos e ir alargando este tiempo conforme crece el bebe.

 
Porque el niño, a veces llora por hambre y quiere teta;  a veces porque quiere succionar y quiere teta. Si tiene miedo o dolor quiere teta, vamos que como digo, lo que más quiere él es a su tetita.

 

Por poner un ejemplo, a la hora de las vacunas, lo mejor es cuando ya se las han puesto y lloran desconsoladamente, darle el pecho y así se calman. Pues así con todo.

 
En las noches también suelen pedir el pecho no solo por hambre, se despiertan solos en sus cuitas y piden por tener el calor y el contacto con mama. Maman para poder seguir durmiendo. Por eso a veces las tomas nocturnas se alargan muchos meses.

 
Al contrario que algunos pediatras, como madre aconsejo que en cuanto se de algún biberón, la primera toma que se elimine sea la nocturna, primero porque el biberón de formula les llena mas y probablemente duerma o aguante mas, y segundo porque si se acostumbran a que cuando se despierten en la noche, no estará su teta-chupete mas, quizás deje de despertarse como antes, y haga las noches enteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *