Vitaminas prenatales

Vitaminas prenatales

Tomar vitaminas prenatales como suplemento alimenticio, durante el embarazo, es totalmente recomendable para garantizar que consumas todas las vitaminas y minerales que tu cuerpo y tú bebe necesitáis.
Si eres muy responsable con tu alimentación y comes de forma regular y además una gran amplia variedad de alimentos, por supuesto incluyendo la carne, los lácteos, las frutas, los vegetales, también los granos y las legumbres… tu dieta te aportaría todos los nutrientes que tu cuerpo necesita, pero en general, la mayoría de las mujeres, y más aun las que padecen las nauseas de los primeros meses de gestación, no toman todos estos alimentos, por lo tanto, se podrían beneficiar completamente, de un suplemento de vitaminas y minerales prenatales, incluso es preferible tomarlas antes de concebir.
Si además, eres una de las mujeres que padecen ciertos problemas de salud, o algún tipo de complicación en el embarazo, o restricciones dietéticas, sin duda deberías tomar este suplemento. En cuanto a restricciones dietéticas incluimos a las mujeres vegetarianas y veganas, a las que sufran intolerancia a la lactosa y otros alimentos, a mujeres fumadoras o que hayan consumido drogas. También a las futuras mamas que esperan mellizo o más.
Las vitaminas prenatales suelen incluir estos elementos: acido fólico, calcio, hierro, vitamina c, vitamina b6, vitamina d, vitamina e, tiamina, riboflavina, niacina, vitamina b12, zinc, vitamina a…
Existen una gran variedad de estos suplementos en las farmacias y parafarmacias. La mayoría son sin receta médica, aunque muchos las recomiendan. En cuanto a la presentación, pueden ser en pastillas o en polvo para diluir con agua.
Los componentes más importantes son el acido fólico y el hierro
Acido fólico: es muy importante tomar la cantidad recomendada diaria y con pastillas es la única manera de conseguirlo. Los estudios médicos demuestran que tomar la cantidad recomendable en el embarazo y antes, puede reducir hasta un setenta por cierto el riesgo de defecto en el tubo neural de tu bebe. Si no tomas las vitaminas prenatales, asegúrate de de tomar al menos el suplemento de acido fólico. Si ya se ha tenido un bebe con problemas en el tubo neural, necesitaras mas acido fólico de lo corriente, siempre consultando con el médico.
El hierro: un suplemento prenatal  puede ayudarte también a consumir una cantidad suficiente de hierro. La mayoría de las mujeres no incluyen en su dieta las cantidades suficientes para cubrir las constantes necesidades en aumento que experimenta su cuerpo durante el embarazo. El cuerpo produce muchas más sangre para el bebe, por lo que el hierro que está en tu sangre puede ser insuficiente… para evitar contraer anemia durante el embarazo (que es muy frecuente durante el segundo trimestre) la mayoría deben tomar un suplemento. Algunas mujeres necesitan tomar una dosis mayor de hierro porque padecen de anemia o de otro problema de salud. Después de analizar tu sangre, tu doctor te indicará si debes aumentar la dosis.
Si decides no tomar vitaminas prenatales corres el riesgo de que tu bebé tenga complicaciones debido a deficiencias nutricionales, y tú también puedes sufrir consecuencias. Por ejemplo, la falta de ácido fólico en la dieta de la madre está relacionado con defectos del tubo neural, (como hemos dicho) como la espina bífida. Y si tu cuerpo no obtiene suficiente calcio para la formación de los huesos de tu bebé por medio de tu alimentación, lo absorbe de tus huesos, dejándote en riesgo de padecer osteoporosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *